WhatsApp Image 2020-11-20 at 08.54.30.jp

Primer Día: María, Esperanza Nuestra

Introducción:

La Esperanza es un don de Dios, un regalo, una virtud que es infundida por Dios en nuestra vida. Que nos pone en relación con Él, pero también con nuestros hermanos. Se asienta en la fe, y la compartimos por medio de la caridad. Debemos cuidarla cada día para hacerla germinar como a una planta. Debemos transitarla cada día como a un camino.

Desarrollo:


María, es modelo de Esperanza para todos nosotros. Ella jamás

dudó de la Promesa hecha por Dios; siempre se esperazó en las palabras del ángel: cuando le anunciaron que una espada le traspasará el corazón, se perdió su Hijo en el templo, cuando lo vio morir en la Cruz. No obstante en la Esperanza contra todo mal  pronóstico puso su confianza "sólo en Dios, que nos salva".

 

Veamos las fotografías adjuntas, y contemplemos algunos de los cambios en el mundo: soledad, distancia, abandono, miedo, desconfianza. Pero también podemos ver la esperanza de muchos que están de rodillas, que están acercándose a comulgar, que toman Gracias delante de la imagen de la Santísima Virgen. Parece que la esperanza se apaga, pero sigue flameando como antorcha en medio de la oscuridad.

 

La diferencia entre espera y esperanza, es nuestra capacidad de "saltar al vacío" y "salir de nuestras seguridades" para confiar en las manos de Dios, en la compañía de María.

 

Reflexionemos, en este primer día de la novena:

 

¿renuevo mi esperanza cada día? ¿pido a Dios este don? ¿me detengo a contemplar situaciones que renuevan mi esperanza a pesar de las adversidades?

 

¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!

 

Segundo día: María, Madre de Ternura

Introducción:

 

Si algún elemento da belleza y sentido a la vida, ése es, sin duda, la ternura.
La ternura es la expresión más serena, bella y firme del amor. Es el respeto, el reconocimiento y el cariño expresado en la caricia, en el detalle sutil, en el regalo inesperado, en la mirada cómplice o en el abrazo entregado y sincero.

Desarrollo:

 

María, ternura de Dios. Así se manifestó a lo largo de la vida de Jesús y de los comienzos de la Iglesia. María, la “llena de gracia”, no sólo experimenta la

la ternura de Dios para con ella, sino que es consciente que los dones recibidos le han sido dados para ser instrumento, mediación, de la ternura de Dios para con todos. Por eso, la vemos siempre atenta a las necesidades de los demás y, con un corazón sensible, se pone manos a la obra para que la ternura de Dios se manifieste a través de ella. Ante lo que le rodea, María está con la mirada atenta, el corazón sensible y la vida disponible para manifestar con sus obras y palabras la ternura de Dios. Así lo vemos en la visita a su prima Isabel, en el cuidado de Jesús niño, en las Bodas de Caná, en la cercanía a su Hijo en el momento de la pasión, luego acompañando y animando a los discípulos en la espera del Espíritu Santo… y así, a lo largo de la historia de la Iglesia, hasta hoy. 

 

«Cada vez que miramos a María -nos dice el Papa Francisco- volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importante» (EG 288).

Poema: Dános Madre

Recostado en un pesebre no extraña el niño Dios 
el calor y el afecto que en tu vientre recibió. 
De rodillas permaneces casi como en oración. 
Tu presencia le asegura: "Mi Jesús, aquí estoy"
Madre eres para todos, signo del Amor de Dios; 
casi puedo escucharte: "Siempre estaré con vos" 
Danos, Madre, tu ternura, el consuelo de tu amor. 
Toma, Madre, las angustias, que hay en nuestro corazón. 
Mira, Madre, a tus hijos, confundidos de dolor. 
Que tus ojos compasivos, les devuelvan la ilusión. 
Madre, dinos que tu Hijo, venció al mal, resucitó, 
y en su Reino nos espera al fin de nuestra pasión. 
Danos, Madre, una caricia, con tu manto cúbrenos. 
Que nos abrigue por dentro el dulce aliento de tu voz. 
Muéstranos, Madre, tu rostro, en el que refleja Dios, 
como el sol lo hace en la luna, su belleza y esplendor. 
Madre, tómanos las manos, guíanos hacia el Señor. 
Vamos a seguir tus pasos. No nos sueltes, por favor.

¿Qué signos o hechos concretos reconozco en mi vida de un Dios que ama
tiernamente? ¿Soy testimonio de un Dios cercano, amigo y compañero?

¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!

 

Tercer día: "María, modelo de fortaleza".

Introducción:

 

Se conoce como fortaleza a la fuerza, vigor, firmeza, resistencia. Es la tercera virtud cardinal que trata de vencer el temor y eludir la temeridad.La fortaleza no es la ausencia de miedo… sino la capacidad para afrontar todo lo que nos hace temblar. La fortaleza no ignora el peligro, sino que lo aguanta, lo resiste por amor al bien; es virtud del primer instante, pero sobre todo es virtud de la perseverancia, que afronta la adversidad y lucha contra ella hasta el final. Por eso, la fortaleza es una virtud, es un hábito que surge a partir de actos de fortaleza continuados y generan un estilo, una forma habitual de ser fuerte. La fortaleza nos vuelve valientes.

María es modelo de fortaleza, asume el nombre de sierva y se pone siempre al servicio del que necesita. Vivió en la humildad y en el escondimiento obedeciendo a Dios, hasta la muerte de su Hijo, y una muerte de cruz.

 

En el Calvario a María la sostiene la fe, esa que fue robusteciendo su corazón durante todos los acontecimientos de su existencia. Ella es testigo de la misericordia de Dios. Ese corazón misericordioso es el que se sostiene a los pies del dolor, del sufrimiento porque sabe que justamente por el camino de la misericordia y ésta sosteniéndose en la esperanza donde se abre el camino a la luz en medio de las sombras y la oscuridad.

 

En nuestras vidas, ¿cómo vivimos los diferentes momentos que nos tocan atravesar? ¿Con dolor, fe, angustia, fortaleza?

¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!

Profundicemos más con el siguiente video: https://www.youtube.com/watch?v=K2a01Xxlg4I

 

Cuarto día: "María, mujer de templanza".

Introducción:

 

Significado de esta virtud: La Templanza es un valor que permite al individuo tener dominio y

control sobre sus actos, requiere prudencia, discernimiento, precaución y sabiduría.

 

Desarrollo

 

Te proponemos profundizar en este sábado, con una película: "Si sólo pudiera imaginar". También sería bueno que anotes durante la película todo lo que me recuerda a la virtud de la templanza.

Podes ver o descargar la película desde el siguiente link:

Reflexión

 

"La verdadera clave de nuestras vidas no está en lo que nos sucede, sino en cómo respondemos

a lo que nos sucede"

 

María fue una mujer mansa de corazón y espíritu, obedeció la voluntad de su padre hasta en

las más difíciles circunstancias y nunca dijo que no a sus disposiciones, nunca fue una persona

alardosa ni busca pleitos, dedicó toda su vida simplemente a la devoción y entrega total a su

Dios. Actuaba con prudencia, y sobre todo dejando que Dios guíe sus acciones.

 

¿Ante lo que acontece en mi vida, pienso con templanza? ¿Ante mis hermanos respondo con templanza como lo haría María?

 

¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos!

© 2018 Congregación de la Misión - Provincia Argentina

Cochabamba 1467 - CP. 1148 CABA
Tel: (+54) 011 - 4304 6875

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle